• E-m@il:info@rocionavarropsicologa.com
  • Teléfono666 986 211
el efecto de las palabras
  • Psicolari

¿COMO INFLUYE LO QUE DECIMOS? EL EFECTO DE LAS PALABRAS

Una de las principales herramientas que tenemos para comunicarnos, para expresar lo que sentimos y pensamos, lo que nos agrada o desagrada, lo que queremos o no, etc. es el lenguaje. Sin embargo, más de una vez hemos escuchado aquello de “las palabras se las lleva el viento”, restándole importancia al efecto que producen.

A todos nos ha pasado estar en medio de una conversación con un amigo, familiar, compañero de trabajo y una palabra mal expresada desemboca en una discusión, incluso en el fin de la misma. Y es que no caemos en la cuenta del poder que tienen las palabras, estas pueden construir o destruir, si decimos las palabras adecuadas en el momento oportuno podemos levantar el ánimo si estamos decaídos, solucionar un conflicto, mostrar apoyo a los demás, etc.

¿Cómo funciona el lenguaje?

El lenguaje es mucho más que un medio para transmitir información. A través del lenguaje construimos nuestros modelos mentales de cómo funciona el mundo, de cómo lo entendemos, de cómo lo interpretamos y de cómo respondemos ante las cosas. Las palabras mandan información al cerebro, esta información provoca en nosotros emociones y pensamientos que traducimos a la manera de comportarnos con nosotros mismos y con los demás.

Si me he pasado una buena parte de la tarde preparando una cena riquísima y cuando la sirvo las palabras que recibo son “falta sal” inmediatamente pensaré que “no están valorando mi esfuerzo”, este pensamiento me hará sentir triste y probablemente mi comportamiento será no volver a preparar una cena así o tirarle la sal por la cabeza… dos palabras han hecho que cambie y pase de la alegría por cocinar para mi familia a la rabia.

¿Cómo podemos utilizar el lenguaje a nuestro favor?

Ahora que ya conocemos el poder que tienen las palabras tanto en la comunicación con los demás como en la forma en que nos hablamos a nosotros mismos, en nuestro dialogo interno, vamos a ver qué podemos hacer para utilizarlo a nuestro favor;

  • Evita sobregeneralizar. Muchas veces utilizamos palabras como “todo”, “nada”, “siempre” como parte de nuestra forma cotidiana de hablar, sin darnos cuenta del impacto que tienen en nuestras emociones, pensar “todo me sale mal” provocará inevitablemente que me sienta mal.
  • Cuidado con los debería. Cada vez que utilizamos la palabra debería estamos exigiéndonos no fallar, “yo no debo…”, nos cerramos opciones y nos generamos una carga emocional, sin embargo si cambiamos el “no debo” por “me gustaría” el efecto en nuestras emociones cambia pues pasamos de la exigencia a la preferencia.
  • No etiquetes. Utilizar palabras como “soy un inútil” o “es un desastre” es reducir todo lo que somos nosotros o los demás a una conducta concreta. Que hayas tenido un error no significa que seas un desastre o un inútil.
  • Expresa gratitud. Es una toma de conciencia por las cosas buenas que nos pasan en la vida. Está demostrado que decir palabras de agradecimiento genera emociones positivas y aumentan nuestro bienestar.

Ya sabemos cómo influyen las palabras en nosotros y en los demás, y que no se las lleva ningún viento, así que… de nosotros depende como las usemos, si para crear o para destruir.

Colaboramos con
sello de calidad
sello de calidad psicologia
Acreditación Web De Interés Psicológico
Acreditación Web De Interés Psicológico
Nuestros sellos de calidad
sello de calidad
sello de calidad psicologia
Acreditación Web De Interés Psicológico